Anuntxi Arana recibirá este año el premio Argizaiola. Nació en Luiaondo (Aiara), pero vive en Angelu desde hace mucho. Ha realizado una labor extensa acerca de la mitologia vasca y sus leyendas. Reivindica estudios sobre la mitologia vasca. Licenciada en filologia francesa, fué profesora de AEK, es miembro de EHE y del colectivo feminista contra la violencia sexista.

Antropologa, feminista, euskaltzale, ecologista, abertzale. ¿Con cual te sientes más identificada?
Mi trabajo escrito es sobre antropologia. Pero todo lo que comentas está relacionado y todo tiene que ver con la justicia social. De todas formas, lo que más me afecta emocionalmente es mi afición por el euskara. ¿Por qué? Somos un pueblo muy pequeño y nuestra lengua está agonizando. Y si no hacemos algo desapareceremos del mapa. Eso es lo que más me conmueve. Aunque también me intereso por las diferencias y violencias hacia la mujer o de como estamos destruyendo nuestro planeta. Como muchas personas más, soy una luchadora contra la injusticia.

¿Cuando comenzaste a interesarte sobre la antropologia?
De pequeña, al menos en mi familia, no escuché nada. Solo me acuerdo de una vez me contó mi padre que había brujas cerca del río. Pero siempre me han gustado los viejos cuentos, las tradiciones, costumbres, creencias... También me ha gustado desde siempre la literatura de la Edad Media. Siempre ha tenido una gran importancia la mitologia popular en ese tipo de literatura. Despues, en Baiona, obtuve un diploma en euskera. Al finalizar nos pidieron una pequeña memoria. Yo tenia oido en Bidarrain una historia sobre un santo de la caverna. Cogí un magnetofón y me fuí a hablar con la gente, sobre todo con los ancianos. Descubrí todo un mundo. Es precioso como cuenta la gente las cosas en las que cree.

La tesis la hiciste sobre la mitologia del Valle de Orozko y fué la primera tesis que se defendió en euskera en Ipar Euskal Herria.

Pudo hacerse despues de una lucha contra el sistema educativo frances. Y no estuve sóla. Estuve con una duranguesa, precisamente, con Jasone Salaberria. Luchamos juntas para poder defender nuestro trabajo en euskera. Fué una larga lucha, y al final un ministro frances dijo que no habia ningún problema. Me tocó a mi ser la primera. Pero si no hubiesemos pedido las dos, yo no lo hubiese logrado. Eso fué en 1996. 

¿Qué peso tiene la tesis en tu labor como antropóloga? 
Enorme. Trabajé mucho. Muchas horas de entrevista. Muchas horas de recogida de datos. Anduve por Orozko hablando con la gente mayor. Me contaban las historias en vizcaíno y yo siendo novata con el euskera, era mayor el esfuerzo de transcribir lo registrado en la grabadora. Despues lo comparé con trabajos de antropologos anteriores a mi y saqué conclusiones, detallando la correlación entre personajes examinando sus características y significados. Fué un trabajo largo y ha sido la base de los libros que publiqué despues.

¿Qué personaje de la mitologia vasca escogerias? 
Son complementarios. Todos necesitan el uno del otro. Pero, quizas, me quedaría con las lamias. Han estado en toda Euskal Herria, en los siete territorios. Es curioso, porque cogen nombres diferentes. Las lamias de Bizkaia son mujeres hermosas, en Behenafarroa lamias son hombrecillos pequeños, diablillos... Las lamias aparecen en los dos sexos. Quizas por eso puede que estén entre mis personajes preferidos.

¿Qué significado tiene la mitologia en la actual sociedad vasca?
No creo que tenga significado alguno. Está bastante abandonada. Reivindico estudios sobre la mitologia vasca. Son parte de nuestra historia, y parte muy importante. En los programas escolares no sé que lugar tiene la cultura, pero la mitologia vasca debería tener su lugar en el curriculum escolar. Y no solo los niños, también los mayores. Si se enseña la mitologia griega, ¿por qué no la nuestra?

Tu opinión sobre el matriarcado es crítico.
Se utiliza mal el término. El matriarcado es lo contrario al patriarcado, eso nos llevaría a una sociedad donde el hombre está dominado por la mujer. Eso no ha existido nunca en ninguna parte. Preguntando por el matriarcalismo yo diría que es un punto de vista especial. Una actitud, una voluntad, siempre alrededor de la dama de Anboto, alrededor de Mari. Una visión que quiere unir feminismo y mística. Pero poseer una gran mujer no significa que despues la sociedad vaya a ser más igualitaria. Yo pongo como ejemplo Hondarribia. Veneran a la Virgen de Guadalupe, pero mira qué lío existe con el alarde. Admitir a la dama de Anboto como la persona más importante, no creo que traiga consigo la igualdad para las mujeres.

Has dicho que el mayor descubrimiento de tu vida fué el euskera.
Aún así lo encontré tarde. Aunque en mi lugar de nacimiento había euskaldunes, en nuestra familia no hablábamos euskera. Pero tuve una motivación político-sentimental hacia el euskera. Cuando llegué al euskera, fué un gran descubrimiento. Los euskaldunes nativos no lo entienden. Me fascina la economía del euskera para expresar las cosas. Mi motivación también fué estética. Me parece una lengua preciosa, aunque sea un punto de vista muy subjetivo. Quizas no te das cuenta de tu la capacidad de tu lengua materna. Pero cuando aprendes otro idioma, todos los días le encuentras cosas bonitas. Y desde ese punto de vista fué todo un descubrimiento.

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn